Skip to navigation | Skip to content
Mujeres y Espiritualidad

Mujeres y Espiritualidad

Las cuatro caras de la mujer

«Muy tranquilizador, muy edificante. Transformador. Estoy tan agradecida por haber podido conectarme con mi yo profundo y abandonado que he hecho descubrimientos personales que me curarán, me fortalecerán y me permitirán perdonarme a mí misma y a los demás. He redescubierto y alimentado mi “yo” más luminoso y más brillante.»
(Amanda, Las cuatro caras de la mujer, Toronto, 2002).

Convocadas ya sea como talleres de un día o como diversos retiros de fin de semana, las actividades celebradas con motivo de «Las cuatro caras de la mujer» animan a los participantes a explorar en el simbolismo de las cuatro «caras» que han caracterizado a las mujeres y su papel en la sociedad en el transcurso de los años: identidades almacenadas en el subconsciente que actualmente influyen en el sentido del yo de todas las mujeres. La cara eterna simboliza la inocencia y la pureza; la cara tradicional simboliza la seguridad y la protección; la cara moderna simboliza la búsqueda y el cuestionamiento y la cara Shakti simboliza el poder, la dignidad y la transformación.

Historia de “Las cuatro caras”

Desde el inicio de Brahma Kumaris, se han ido realizando investigaciones sobre el liderazgo que abarcan el principio femenino y que van más allá de éste; un liderazgo no delimitado por el género o las implicaciones de género, sino un liderazgo que abarca todos los atributos llamados «masculinos y femeninos» del alma humana.

En 1996 se celebraron por todo el mundo una serie de reuniones, retiros y diálogos internacionales bajo el emblema «Las cuatro caras de la mujer». El primero de estos actos surgió a raíz de la participación de Brahma Kumaris en «Sabiduría en acción», el IV Congreso Mundial sobre Mujeres de las Naciones Unidas celebrado en Beijing (China) en 1995. Desde entonces han tenido lugar numerosos programas de «Las cuatro caras de la mujer» a gran escala, desde Nueva York hasta Sudáfrica, con un interés creciente dirigido hacia la cuarta cara: la cara Shakti.

Actualmente se celebran periódicamente reuniones menos concurridas en distintos lugares del mundo para crear entornos de transformación e inspiración. Dichas reuniones se convierten en el hilo invisible que nos conecta mientras transformamos nuestro mundo a través de los poderes del amor, la tolerancia, la cooperación y la humildad.

Las cuatro caras: el objetivo y el entorno

El objetivo de los programas y los retiros de «Las cuatro caras de la mujer» consiste en ayudar a las mujeres a crecer espiritualmente redescubriendo su verdadera estima, valor y potencial y volviendo a conectar con su yo interior en un entorno enriquecedor, constructivo y tranquilo.

Mujeres de todas las edades y procedencias disfrutan de este ambiente de confianza y afirmación. Tienen ocasión de aprender de la experiencia de las demás; recuperar el sentido de su propia valía y la confianza en sí mismas; adquirir las aptitudes que les ayudarán a reconstruir su fuerza interior y reconocer las formas de disfrutar de la capacidad espiritual y de aplicarla a la vida cotidiana.

Los programas de «Las cuatro caras de la mujer» brindan la oportunidad a las mujeres de valorar los viajes mutuos y de compartir la esencia de la espiritualidad –la cara eterna de la humanidad– más allá de las limitaciones de la tradición. Están centrados en desvelar la cara Shakti, o el origen del poder divino, que hay dentro de todas nosotras.

Para obtener más información sobre las fechas y los horarios, ponte en contacto con tu centro más cercano.

Otras reuniones de mujeres

Grupos de debate y talleres mensuales y anuales, convocados con títulos como «Mujeres de espíritu» o «Círculo de mujeres sabias», tienen como objetivo inspirar a las mujeres a emplear la conciencia espiritual y práctica en cualquier aspecto de sus vidas. Cada sesión ofrece el discurso de una profesional que relata cómo aplica a su trabajo el planteamiento espiritual de la vida.

Para obtener más información sobre las fechas y los horarios, ponte en contacto con tu centro más cercano.

Print this page