Skip to navigation | Skip to content
El control del tráfico de los pensamientos

El control del tráfico de los pensamientos

Mientras los días son cada vez más agitados en un mundo cada vez más ajetreado, aquí tienes un ejercicio breve, práctico y fortalecedor que puedes integrar en tu vida diaria. En intervalos regulares a lo largo del día, detén lo que estés haciendo (si puedes hacerlo en aquel momento) y aparta tu atención de todo lo que hay a tu alrededor. Algunas personas habituadas a la práctica de la meditación realizan el control del tráfico de los pensamientos manteniendo 3 minutos de silencio según el horario siguiente: 10:30, 12:30, 17:30, 19:30 y justo antes de acostarse. Otras personas prefieren detenerse durante un minuto cada hora en punto.

Cuando lo hagas, centra la atención en ti mismo. Tomarás conciencia del denso tráfico de los pensamientos que hay en tu mente. Cuando empieces a observar tus pensamientos, comenzarán a ralentizarse de manera natural. Entonces, recuerda quién eres: un alma llena de paz que es dueña de la mente y el cuerpo. Si dedicas tres minutos a practicar este ejercicio con regularidad, recobrarás la capacidad de concentración, el enfoque y la energía y podrás aplicarlas a lo que estabas haciendo.

Print this page